Como Hacer un Jardín Japonés en Casa

Hacer un jardín japonés en casa es una de las mejores formas de estar en contacto con la naturaleza cuando cruzas la puerta del jardín.

Debido a sus características, de las que ya hablaremos, es un lugar que invita a la reflexión, meditación, silencio y respeto por la madre naturaleza.

Originalmente, el jardín japonés estaba destinado a las clases aristocráticas y eran visitados por los gobernadores de Japón que buscaban calma en tiempos de guerra.

En la actualidad, cualquiera que lo desee y reúna algunos de los materiales y condiciones básicos que se necesitan puede tener uno de estos bellos y milenarios jardines en su hogar.

Cuatro elementos básicos

Rocas, agua, plantas y ornamentos son los cuatro elementos que sí o sí debe tener tu jardín japonés.

No pueden ir colocados al azar, sino siguiendo una determinada simetría, equilibrio y simbolismo de esta filosofía oriental.

  • Las piedras representan las montañas y tienen una connotación sagrada porque allí habitan los dioses.
  • El agua es el alimento de la flora y fauna que rodean el jardín.
  • Las plantas aportan paz y quietud a la vez que los cambios que sufren durante el año muestran lo efímero del paso del tiempo.
  • Los ornamentos son muy especiales porque a través de ellos puedes dejar libre tu gusto personal. Los favoritos son los de bambú porque al ser huecos, a través de ellos circula la energía. El bambú está relacionado con la templanza y la capacidad de mantenernos firmes ante las adversidades.

Cómo montar un jardín japonés en casa

El diseño va a variar en función del espacio del que dispongas y de tu estilo. Sin embargo, te vamos a contar otros elementos que puedes incorporar además de las cuatro esenciales que mencionamos en el punto anterior.

Arena

Este elemento es perfecto para los jardines zen. Puedes dedicar una pequeña porción de espacio para colocar un cajón con arena que simboliza paz y tranquilidad. No debe faltar al menos un rastrillo en esta zona para remover la arena y traer orden a tu universo.

Una fuente de agua

La mayoría de nosotros no contamos con un terreno suficiente como para tener un espejo de agua, por lo que la mejor opción es una fuente pequeña de agua que tú misma puedes fabricar.

Lo ideal es fabricarla con cañas de bambú que son livianas y huecas, por lo que el agua correrá sin dificultad llevando consigo las malas vibras. Además, cuando el agua cae sobre la caña de bambú produce un sonido muy especial que da una idea de cómo fluye la vida a través del agua.

Mobiliario de bambú para exteriores

Son perfectos por su resistencia y ligereza. Además, son muy decorativos.

Un farol

Si no cuentas con lugar para un farol, cualquier otro objeto que transmita luz estará bien. Los elementos decorativos de jardín como las antorchas de bambú también son útiles para ambientar el exterior.

Tipos de jardines japoneses

Existen algunas variedades de este tipo de jardines por lo que estamos seguros que podrás realizar el que mejor te siente:

  • Jardines de té. Se trata de un sendero que conducía a una cabaña donde se llevaba a cabo la ceremonia del té. Para adaptarlo a tu espacio, el sendero puede conducir a un lugar que simbolice esa cabaña.
  • Jardines de contemplación. Es el que usan los monjes para meditar. Predomina la piedra y la idea que quien lo contempla poder alcanzar un buen estado de meditación.  
  • Jardines de aposentos. Se construían para ser contemplados desde los dormitorios y se encontraban en patios internos. Bien puede ser que construyas tu jardín japonés en algún sitio al que tengas buena vista desde tu casa.

Seguramente con estas ideas podrás crear un bello jardín japonés pequeño y a tu medida.

Deja un comentario